sábado, 28 de abril de 2018

ABORTO: CUESTIÓN SOCIAL

El mismo sistema que prohíbe abortar es el mismo que luego determina a hacerlo, cada vez que las condiciones de existencia truncan la posibilidad de embarazo, incluso deseado. Ya sea por falta de un salario adecuado o no tenerlo, por la angustia y la insalubridad del hogar o el sentimiento de no querer ser madres.

Hay quienes llegan a justificarlo solamente en caso de abuso sexual o si la mujer no tuvo la “culpa”, en cambio, si se trató de placer o algo similar debería aceptar el castigo, “para que aprenda”. Entonces no se trata de una cuestión de si el feto es un bebé o no, se trata de premiar y castigar conductas consideradas apropiadas o inapropiadas.

Es por esto que desde una crítica radical, y por tanto social, tampoco se trata de tomar parte en ese debate, respondiendo a los movimientos “provida” e intentando especificar a partir de cuándo un embrión es un bebé y por ende cuándo un aborto sería o no un asesinato. Porque no se trata de estar a favor o en contra, sino de la posibilidad de decidir, de no morir en el intento. Dentro del territorio dominado por el Estado argentino, se producen alrededor de 450.000 abortos clandestinos por año, y una mujer muere por semana a causa del riesgo que conllevan. Conocidas y cada vez más ampliamente difundidas son estas cifras que, sin embargo, no dejan de sorprendernos. Si se quita el peso de la ley ninguna mujer estará obligada a abortar, pero en estos momentos ninguna está posibilitada de hacerlo sin incurrir más o menos en la ilegalidad con riesgos de perder la vida, determinados por lo que pueda pagar, ya que las que mueren son en su mayoría pobres.

La sociedad que eleva la maternidad a una virtud casi sagrada es la misma que en la práctica niega la responsabilidad y posibilidad de las mujeres a parir según otras concepciones a las impuestas. Enfrentándolas a la denigrante violencia obstétrica, cumpliendo así el viejo mandato bíblico «parirás con dolor». Es la sociedad que considera buena madre y buen padre a quien delega en distintas instituciones la crianza de los hijos desde bebés. Es la que roba la infancia en sus centros de adoctrinamiento estatales, privados y religiosos y que trata a los más pequeños como lisiados emocionales.

La función reproductiva no es un destino intrínseco a la condición femenina. En esta sociedad de la explotación la maternidad está completamente atravesada por las exigencias del mercado de la fuerza de trabajo y del control político. La planificación capitalista, regulada por el Estado, implica a nivel mundial no solo el genocidio a través del hambre y de la guerra sino también el cálculo poblacional en torno a la necesidad de fuerza de trabajo.

El Estado se ha encargado sistemáticamente de esterilizar a comunidades y grandes porciones de población a su antojo. La industria farmacológica luego de testear su productos sobre animales los prueba durante años sobre nosotras, así como hicieron y siguen haciendo con las pastillas anticonceptivas, de las cuales se van descubriendo efectos cada vez más nocivos en la salud. En la mayoría de los países americanos se han aplicado políticas eugenésicas que afectaron especialmente a ciertos sectores sociales. Durante los 60 y 70 miles de mujeres de origen mexicano, afroamericano, puertorriqueño y de grupos originarios fueron esterilizadas sin consentimiento en los Estados Unidos. En la década de los 90 por lo menos 250.000 mujeres indígenas fueron esterilizadas en Perú.

Desde mediados del siglo XIX la función reproductiva ha estado regulada por la legislación burguesa. Primero en su acepción más prohibitiva, luego con la inclusión de determinadas excepciones. Posteriormente, a mediados del siglo XX, se comenzó a ver cómo se relajaba la punitividad del aborto, sobre todo en regiones desarrolladas que tenían saldos inmigratorios positivos y cuya población nativa disminuía progresivamente sus tasas de natalidad. Casos aparte son situaciones como las de China o India, donde rigen todavía mandatos de hijo único y campañas de esterilización (legales o ilegales) sobre sus poblaciones. Sorprende la ligazón histórica inmediata que ha existido siempre entre trabajo disponible para el Capital y legislación sobre el aborto, especialmente porque es un tema del que se supone que la principal diferencia entre ambas posturas es de raigambre teológica.

«Al determinar los métodos del control de la natalidad, se determinan en consecuencia los términos de la relación entre hombres y mujeres, y entre las mujeres y la sociedad en conjunto. Si en algún momento han tenido necesidad de un gran número de mujeres como fuerza de trabajo han estado prontos rápidamente a darnos una variedad de eficaces (si bien bárbaros) métodos de control de natalidad.» decía en 1971 el Movimento di Lotta Femminile de Padua (Italia).

La prohibición del aborto, por sus consecuentes muertes y daños físicos y psíquicos graves, debe ser considerada como otro de los ataques que impone esta sociedad a la condición femenina. Otra de las numerosas desposesiones históricas que realiza la sociedad capitalista sobre una práctica ancestral. Primero despojando el conocimiento mismo y luego además penando a quienes se atrevan a realizarlo. En este sentido, es importante comprender que las muertes producidas por abortos clandestinos son la consecuencia de esa desposesión histórica, cuando el Estado capitalista destruyó la vida comunal y todo un mundo de prácticas autónomas, dentro de las cuales aquellas referidas a las que hoy conocemos como “medicina” eran mayoritariamente llevadas a cabo por mujeres. Luego de siglos de desposesión, hoy en día esto se traduce en que las proletarias y los proletarios nos veamos obligados a recurrir al Estado para conocer nuestro cuerpo y curarlo, a ese mismo Estado que nos desposeyó y nos continúa robando las vidas día a día. Sin embargo esto no es irrebatible, debemos hacernos conscientes de estas contradicciones para superar este orden de cosas.

Es necesaria y urgente la despenalización del aborto. Es necesario rechazar los sermones de la moral cristiana así como también los mandatos del individuo propietario de sí mismo. Porque consideramos importante evidenciar lo peligroso de considerar al cuerpo primero como un elemento separado de nuestro ser, nuestro entorno, y luego como una propiedad privada. ¡Nuestros cuerpos no son nuestros! ¡Somos nuestros cuerpos!

Si el Estado y el Capital se entrometen en cada rincón de nuestras vidas ¿por qué no lo harían cuando parimos o no queremos continuar con un embarazo? Su problema no es que se aborte o no se aborte, su problema es que escape a su control quiénes, cuando y cuántas abortan en relación a sus necesidades.

Expresarse, conversar y manifestarse por la posibilidad del aborto no puede ser un simple tema de agenda política. Hay que superar la lógica de apoyar desde afuera lo que se trata dentro de un congreso. Es necesario luchar por fuera y contra las instituciones. Es preciso hablar también de métodos anticonceptivos y por tanto de la industria farmacéutica, de la megamáquina tecnoindustrial que hay detrás. Es importante también pensar qué tipos de abortos podrían efectuarse y dónde ¿en los malsanos hospitales públicos, en clínicas privadas que podrá pagar quien pueda, o dónde? Hablar de machismo, de cultura, de religión. Pero también hablar de ciencia, de salarios, de vivienda, de migrantes y refugiados, y de un largo etcétera. Por eso desde un comienzo decíamos que no tiene sentido plantear el problema como una cuestión ética o como una decisión personal y nada más. Se trata en definitiva de qué mundo queremos habitar, y en lo inmediato impedir las muertes y los daños evitables.

En cada lucha tomamos fuerza, es preciso también asumir lo que somos y lo que podemos ser y hacer.

CARTA DE DIEGO PARODI

Salud y libertad, ¡viva la anarquía!

Quiero aclarar que no pertenezco a ningún partido político, agradezco a todos por la difusión de mi situación. Quiero exponer mi punto de vista sobre las leyes y pido disculpas si no se explicarme bien ya que no tengo un buen vocabulario, pero espero poder ser claro.

Sí, estoy contra la ley provisional, pero no busco una reforma, cambiar una ley por otra, porque eso significa pedir al verdugo unas cadenas más confortables. No creo en las leyes impuestas por el estado porque estas están hechas para beneficiar los intereses de las clases dominantes, empresarios, ricos y banqueros. Sus leyes nos reprimen como el 14 y 18 de diciembre, nos someten, obligados a vivir dependiendo a sus intereses, nos asesinan como a Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, nos desalojan de nuestros hogares como a los Mapuches, nos disparan por la espalda como lo hizo Chocobar y cientos y cientos de policías. Nos matan en Tucumán si nos llamamos Facundo, vivimos en una villa y tenemos 11 años. Nos criminalizan y te meten preso como a mí.

Sus leyes son degradantes y limitantes y con ellas el estado justifica sus robos, secuestros, asesinatos y asegura la continuidad de su poder político y económico, como la iglesia, la monarquía y la burguesía, justificando así el saqueo de las tierras, torturas y guerras en nombre de dios. Un dios y unas leyes opresoras inventadas para el control social. Que no se me asocie con un reformista, quiero una vida con un libre acuerdo entre iguales de una forma autónoma e independiente.

No voy a pedir un permiso para ser libre, no necesito sus leyes, no quiero una mejor explotación salarial, no quiero una mejor cárcel y estoy de acuerdo con mi compañera, ella no quiere un aborto legal quiere un aborto libre, ¿es una utopía? No, utopía es creer en un gobierno y que con sus leyes puede resolver tu vida. La vida libre es real, hay que practicarla.

¡¡¡Abajo todos los muros de todas las cárceles!!!

Abril de 2018. Desde la cárcel de Marcos Paz (Buenos Aires).

NI CÁRCELES NI PRESIDENTES

El 7 de abril entró en la cárcel Lula da Silva. Sindicalista, luego político, hasta llegar a presidente de Brasil entre 2003 y 2010. Formó parte de los referentes del socialismo del siglo XXI, período en que la burguesía en Latinoamérica se benefició del aumento de la intensidad de la explotación, el narcotráfico y la devastación de la tierra. Y, por otra parte, de represión vía palo e institucionalización de los movimientos sociales más combativos.

Desde sectores del progresismo y la izquierda se hizo un llamado a defender, sino a Lula, al menos a la democracia. En tiempos de represión y cárceles abarrotadas, los presos de la clase dominante se erigen como los presos dominantes. Se nos dice que si van contra esos “referentes” de peso luego irán más fácilmente contra todos nosotros. Lo que tenemos que entender de una vez por todas es que nuestra debilidad no está en tener menos progresistas en el gobierno ni más progresistas en la cárcel, sino en seguir depositando en ellos algún tipo de esperanza.

Es ya moneda corriente en Latinoamérica que los cambios de gobierno, vía elecciones o no, se produzcan bajo el argumento de la corrupción, lo que permite efectuar los cambios gubernamentales necesarios para el Capital, sin recurrir ya ni siquiera a un debate acerca de tales o cuales políticas. Un argumento completamente vacío de contenido pero que cumple con su cometido. Alguna coima, un auto no declarado por acá, un departamento por allá, motivos suficientes para poner en marcha el aparato judicial contra algunos políticos, hasta que sea haga falta otro recambio. Es decir, que si bien los partidos se denuncian entre sí por sumas siderales como las de la operación Lava Jato, en la que se enmarca la condena a Lula por corrupción, los políticos que terminan encarcelados son los menos y por cuestiones más bien menores en relación a todo lo que se afanan.

La Justicia está siempre contra los pobres, los luchadores, los marginados y solo eventualmente se mete con algún político miembro de la clase dominante. Pero esto nunca puede ser interpretado como si se tratara de burgueses que comparten con nosotros algún tipo de interés, sino todo lo contrario. Los poquísimos presos de la burguesía son para ellos un mal necesario que asumen como clase dominante para el mantenimiento del orden. Y aunque no le deseamos la cárcel a nadie, ni siquiera a los mismísimo carceleros, sean presidentes o explotadores, no vamos a luchar por los presos de la clase opresora. Hay algo que trasciende la política y es el papel jugado en la explotación y la opresión, el papel de clase.

Muy difícilmente vemos un político condenado por su responsabilidad en represiones y asesinatos, porque la Justicia no está para esas cosas. Los políticos cuanto mucho pueden incriminarse entre sí por sus robos, porque incluso cuando recurren a la Justicia para alguna maniobra política, el mensaje debe seguir siendo que la defensa de la propiedad privada está siempre por sobre la defensa de la vida del proletariado. Cuando en 1987 se declaró en la Argentina la Ley de Obediencia Debida, que impedía el procesamiento de los soldados por debajo del rango de coronel que habían participado de las torturas, asesinatos y desapariciones... ¡los únicos juicios que se continuaron contra ellos fueron los casos de robo hacia los mismos desaparecidos y asesinados! Para que nos quede bien clarito que en esta sociedad las cosas importan mucho más que las personas.

Volviendo a Brasil, mientras muchos ojos están puestos en las próximas elecciones y el encarcelamiento de uno de los principales candidatos, nosotros volvemos a recordar aquellos meses de agitación y revuelta que se desencadenaron en 2013 en respuesta al aumento del precio en el transporte público, así como frente a los gastos excesivos y las consecuencias de los megaeventos deportivos de la Copa Confederaciones de 2013, la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.(1) Una vez más, es necesario hacer memoria y tomar nota de lo que también somos capaces como clase para retomar la lucha revolucionaria en momentos de deriva como el actual.

Nota al pie:
(1) Recomendamos los artículos sobre el tema: Brasil: ¿Disturbios sin sentido? y ¡Não vai ter copa! de los nros. 9 y 17 de La Oveja Negra.

FRANCIA: ¡COMBATE AHORA!

Voces de protestas lejanas resuenan con nosotros, como caminos de la noche uniendo mundos. Se acaricia lo posible y además, se cree en lo imposible. Como lo visible y lo invisible, se asemejan, no todos los caminos que une la noche son de este mundo.

Se dice no con la cabeza, más sí con el corazón, sí a lo que se ama, se dice no a la opresión. Infinidad de leyes en los últimos años generan resistencias y revueltas en Francia. Para este número íbamos a evocar el “mayo francés” del 68, sin embargo, escogemos contar las luchas en Francia hoy.

A fines de marzo pasado vimos reacciones de protesta frente a las nuevas medidas de reforma educativa, laboral e inmigratoria que busca realizar Macron, actual presidente. Una decena de facultades bloqueadas por todo el país en protesta contra la nueva ley que modifica los procedimientos de acceso a la universidad. La policía intentando desalojar las universidades tomadas y ocupaciones mixtas, de universitarios y secundarios, irrumpiendo en asambleas, llevándose detenidos y grupos de derecha atacando las ocupaciones.

Ya en 2016 miles de revoltosos se opusieron a los planes de Hollande de reforma del Código de trabajo, hoy Macron con nuevos decretos profundiza esa reforma, con despidos en el Estado y la privatización de los ferrocarriles. Se prevén al menos 100.000 despidos en los próximos años.

En abril, más de 2.500 mercenarios de las fuerzas armadas ocuparon militarmente el bosque de Notre-Dame-des-Landes para desalojar la Zona A Defender (ZAD).

La ZAD formada en esa región en 2008 es uno de los territorios ocupados y comunitarios más extensos de Europa. Su objetivo principal fue prevenir la construcción de un aeropuerto. En enero el gobierno renunció a construir el aeropuerto, proyecto que llevaba 40 años de resistencia por parte de los habitantes en la zona, la mayoría pequeños agricultores. El Estado pronosticó que por el hecho de abandonar el proyecto de aeropuerto desconectaría una parte del movimiento. «Estos gobernantes atrapados en su arrogancia de clase subestiman la potencia de los vínculos que nos unen a todos en la ZAD y que nos llevaron a defenderla sin importar cuál sea el precio que haya que pagar» manifestó un compañero desde allí. Por eso el Estado anunció la evacuación de la zona, su dominio del territorio pretende ser total, al igual que su intromisión en los vínculos humanos y con la tierra.

Es una situación en desarrollo, porque aún hay zadistas en el territorio. Durante la represión al menos 500 personas se acercaron a oponer resistencia, se levantaron barricadas y mantuvieron largos enfrentamientos. La violencia estatal dejó decenas de heridos y detenidos.

«Fuck may 68, fight now!» (¡A la mierda mayo del 68, combate ahora!) escribían en las barricadas griegas del 2008. Esto no es un desprecio por la historia sino por las nostalgias vacías. No volverá a haber Comuna de París, ni Revolución rusa, ni Revolución española, ni siquiera Mayo francés. Será necesario en los desórdenes actuales y futuros contar con los aprendizajes de nuestra historia, así como también tener en cuenta que luchamos en un contexto social obstruído por smartphones y narcisismo. En un espacio cada vez menos habitable en el “campo” o en la ciudad. Con una exclusión social monstruosa y unos ajustes cada vez más fuertes.

Las luchas por el territorio, contra los ajustes y contra las nocividades del sistema tecnoindustrial que se dan con cada vez más frecuencia y en diversas regiones del globo sitúan a sus combatientes, necesariamente, contra el Estado y el Capital.

DOS NUEVOS LIBROS

Para este 1° de mayo preparamos dos libros, que ya están disponibles:

El trabajo es un crimen - Herman J. Schuurman, seguido de El grupo De Moker. La juventud rebelde en el movimiento libertario holandés de los locos años 20 - Els Van Daele

De Moker, ppruiend blad voor jonge arbeiders (El Mazo, periódico de agitación para jóvenes trabajadores) fue publicado entre 1923 y1928 desde Holanda. Uno de sus fundadores redactó El trabajo es un crimen. Mientras participaban en todas las luchas contra el capitalismo vigente y el militarismo, dirigieron su crítica hacia los partidos y sindicatos, a los cuales veían más como un freno que un estímulo.

«He ahí el porqué nosotros vamos a sabotear conscientemente cada empresa capitalista. Cada patrón sufrirá pérdidas a causa de nosotros. Allí, donde nosotros, jóvenes rebeldes, seamos obligados a trabajar, las materias primas, las máquinas y los productos serán obligatoriamente puestos fuera de funcionamiento. Saltarán a cada instante los dientes del engranaje, los cuchillos y las tijeras volarán en pedazos, las herramientas más indispensables desaparecerán de la vista —nos enseñaremos los unos a los otros las formas y maneras de hacerlo—. No queremos ser destruidos por el capitalismo: por eso el capitalismo debe ser destruido por nosotros.»

Descargar el libro


La Tragedia de Chicago - Ricardo Mella

Reeditamos en formato libro este importante documento de nuestra clase, escrito a tan solo tres años de los sucesos por los cuales conmemoramos el 1° de mayo. Este material histórico recoge las palabras de los protagonistas, la tensión y el calor del momento.

Hoy, más de un siglo después, las palabras de aquellos compañeros pueden parecer inocentes para unos y hasta ridículas para otros. En más de un siglo se han sucedido muchos cambios, pero lo fundamental que señalan estos revolucionarios continúa intacto: la existencia del Estado, la dominación burguesa, la ley como arma de los poderosos, la policía al servicio de los intereses del Capital, el capitalismo como un sistema que desprecia la vida. La necesidad de revolución también continúa intacta, así como la lucha de compañeros y compañeras que se juegan la vida por un mundo distinto.

Descargar el libro

lunes, 2 de abril de 2018

LICITACIONES REPRESIVAS Y PRECARIEDAD LABORAL

Día a día vemos un empeoramiento incesante en nuestras condiciones de vida. Particularmente, en los sectores de trabajo hay múltiples conflictos originados por situaciones de despidos, deudas salariales, suspensiones y quiebras. Es más, en el sector privado los reclamos contra los despidos explican la mayoría de las luchas laborales que se vienen sucediendo en la Patagonia, el Noroeste y el área Metropolitana de Buenos Aires. Mientras, los conflictos por condiciones de trabajo y demandas salariales son minoritarios. Los reclamos se multiplican, pero esa multiplicidad no se traduce en generalización o solidaridad, la mayor parte permanece en su carácter sectorial.

El Ministerio de Seguridad sigue armándose hasta los dientes con la excusa del G20, del narcotráfico y la inseguridad. Mueve efectivos hacia los lugares de conflictividad social, dado que este marcado carácter sectorial de las luchas también se mantiene a sangre y fuego. La creciente militarización de grandes regiones de la Patagonia durante los últimos años es un claro ejemplo de esto. El Estado argentino abrió licitaciones para la adquisición de material para las instituciones represivas por un valor de más de diez millones de dólares.

El desempleo y el subempleo son la tónica general. Desde los sectores cercanos al Gobierno Nacional se insiste en que el peor momento en el mundo laboral ya pasó, y que el empleo se encuentra en un proceso de recuperación lenta pero sostenida desde la segunda mitad del año pasado. Mientras, otros sostienen que dicho crecimiento todavía es insuficiente para revertir la destrucción de empleo registrada en 2016.

El problema de los explotados no puede reducirse a una cuestión cuantitativa, como especialistas y sindicalistas predican. De todos modos, estos pocos datos del 2017 pueden ser de utilidad: la mitad de los ocupados tenía ingresos inferiores a $10.000 mensuales, y solo el 10% superaba los $25.000 mensuales. Mientras la jubilación mínima era $7.742, el costo de la canasta básica para una familia era de $25.548.

Nuestros salarios no solo disminuyen en relación al aumento de precios, sino que, además, y

de forma socialmente encubierta, disminuyen permanentemente porque por el mismo precio ¡o más caro! compramos peor comida, alquilamos peores casas; en definitiva, consumimos menos y peores productos de todo tipo, trabajando lo mismo o quizás más.

Más de la mitad de los explotados asalariados están precarizados, carecen de la protección de la legislación laboral, que es igual a no tener vacaciones, licencias por enfermedad, cobertura de convenios colectivos de trabajo, entre otras cosas. La reforma laboral, ya en curso por sectores, es el núcleo para consolidar y profundizar la explotación capitalista a través de la reglamentación de figuras como el Trabajador Autónomo Económicamente Vinculado o los colaboradores independientes. La acción patronal, política y sindical es en función de la acumulación de ganancias. Toda invención, todo hueco legal que haga posible una producción rápida y barata es adoptada inmediatamente.

Las organizaciones sindicales demostraron la determinación de no negociar condiciones de trabajo en un contexto de crisis económica como es el actual. Numerosos funcionarios gubernamentales insisten en la necesidad de incluir cláusulas de flexibilidad laboral en las negociaciones colectivas. Todos marchan al mismo ritmo, bajo el mismo patrón de tiempo, el de la ganancia burguesa.

Son millones las personas afectadas por el desempleo en el mundo. La reciente ola de despidos, lejos de ser un fenómeno “de los argentinos”, es similar a lo que sucede en muchos otros lugares. De hecho, si alguna vez los asalariados percibieron un salario creciente, hoy una pequeña porción de la población mundial explotada recibe un salario, y una más pequeña aún se beneficia de un contrato.

LOS REALISTAS

Ya pasaron dos años desde el cambio de mando y los autoproclamados líderes preparan sus papadas para la futura contienda. Naturalmente, el peronismo y los partidos provinciales intentan recuperar el tiempo perdido, así como gran parte de la izquierda y el progresismo se preparan para “meterse en el barro”, por no decir en la mierda, con los ojos en el 2019. El ajustazo del gobierno actual avanzó sin mayores sobresaltos y, aunque hubo varias escaramuzas en el país, en líneas generales todo el tropel marcha con total mansedumbre.

La salida política: «Macri no» se dice y se repite, por puro “realismo”. Porque no se concibe otra salida que no sea un cambio del gobierno de turno. Criticar o querer destruir el capitalismo suena utópico o falto de realismo. Lo vimos hace tiempo con el «Macri gato». No es que sea presidente, sino que sea un “gato”, sea este un tonto modismo o un grito insultando al presidente en una cancha. Una vez más, no por presidente, sino por fútbol. Estos recursos progres pretenden unificar el descontento bajo un mismo discurso vacío de contenido.

Aparentemente, lo que pasó durante los últimos gobiernos no refiere ningún problema, salvo, claro está, durante la última dictadura militar, los 90 o la crisis del 2001. El gobierno de Macri, no tendría continuidad alguna con la gestión capitalista anterior, sería macrismo.

Lo mismo que potenció el acercamiento o alejamiento de los K o anti K es lo que hoy se gesta con el aún incipiente frentismo antimacri. El rol policial y chivato es otro gran punto en común que nos recuerda cómo, quienes nos llaman a luchar solo contra un gobierno, también van a luchar contra quienes no quieran ningún gobierno. Lo que separa coyunturalmente a los opositores políticos es menor a lo que los une en su función histórica objetiva de ahogar la lucha social.

Las necesidades propias y ajenas siguen siendo puntales de cóleras y lucha callejera. Quienes ocuparon edificios públicos o formaron campamentos para resistir despidos en la Patagonia; los trabajadores de los ingenios azucareros o las comunidades mapuche del sur; quienes salieron entre las multitudes con la desaparición de Santiago o el pasado 8 de marzo; o se movilizaron ante los recortes y los planes de austeridad en diciembre, formaron parte de un impulso de comunidad, una realización social en común.

La masividad es necesaria para transformar las condiciones de vida, pero por sí sola no alcanza. Mientras la lógica de la unidad frentepopulista y el mal menor cobra nuevo impulso, la reflexión y la lucha anticapitalista se muestran cada vez más necesarias.

TERRORISTA ES EL ESTADO

Pensamos, escribimos y corregimos estas palabras, mientras las fuerzas represivas golpean y matan por todo el territorio. Esta lista inacabada de hechos sirve para darnos una idea del aumento de la prepotencia armada en distintos barrios y ciudades de Argentina.

El 24 de marzo, en Ingeniero Juárez, Formosa, al menos cincuenta policías irrumpieron violentamente en calles y viviendas de habitantes wichís, originarios de esa zona. De este operativo resultaron presos cuatro menores y se suma a las represiones desatadas en diciembre y enero.

Un día antes en Rosario, siete personas que se encontraban en una plaza lo vivieron en carne propia. Golpes, patrulleros, corridas, violencia verbal, física y cárcel por 14 horas. No tenían nada encima, tampoco antecedentes. Durante la detención, a uno de ellos lo golpearon fuertemente y le cortaron las rastas con un cuchillo. En la comisaría 14 fueron fotografiados y nuevamente agredidos. Los perros imputados por esta agresión salvaje son: Mariano Saavedra, Erika Denis, Walter Durate, los cabos Ariel Godoy y Santiago Morán y el suboficial Roberto Salinas y Cristina G.

El 8, Facundo Ferreira de 12 años fue ejecutado por la Policía en Tucumán. El niño fue asesinado por una bala que le entró por la nuca. En el lugar, los únicos casquillos que se encontraron fueron de 9 mm y balas de goma que se corresponden con las armas de las fuerzas de seguridad.

También en este mes se dieron otros casos de terrorismo policial como el asesinato de Mauro Garfañoli, oriundo de la ciudad de San Nicolás. En esta ocasión, no necesitaron armar ningún montaje, lo asesinaron con el argumento de que tenía pedido de captura y se quiso dar a la fuga. Por otro lado, Facundo Agüero de la provincia de Neuquén, quedó internado en condiciones de salud muy delicada. Según el falso testimonio de las fuerzas de seguridad, se habría robado un perfume y en la persecución habría sufrido un “accidente”, cayendo de un paredón de 4 metros. Versión posteriormente desmentida por un video en el cual los perros lo reducen y lo golpean hasta dejarlo al borde de la muerte. Su madre, que accedió a sus pertenencias, encontró el ticket de pago del perfume.

Las fuerzas represivas no cuentan solo con el apoyo de los políticos, sino también de gran parte de la sociedad. Exagerando o no, el publicista de este gobierno Jaime Durán Barba ha declarado recientemente que la mayoría de la población está a favor de la pena de muerte. Bueno sería que la “reacción” se limite a decir barbaridades en medios y redes sociales, o a través de las encuestas. Pero incluso pasa a la acción. Cristián Cortez de 19 años fue asesinado a golpes por varias personas tras supuestamente haber robado un celular. Este nuevo linchamiento ocurrió en la provincia de San Juan.

Finalmente, el 2 de marzo pasado se cumplió un año de la masacre de la comisaría primera de Pergamino, donde fueron asesinados Sergio Filiberto, Federico Perrotta, Alan Córdoba, Franco Pizzarro, John Mario Carlos, Juan Carlos Cabrera y Fernando Emanuel Latorre, todos presos sin condena en esa dependencia policial. Encierro, hacinamiento y un incendio que los efectivos policiales deliberadamente dejaron crecer, impidiendo incluso el accionar de los bomberos que llegaron a la comisaría por los gritos que se escuchaban en las cercanías. Al año, más de mil personas se movilizaron para seguir repudiando el hecho. Pero en un principio esto no fue así: siguiendo la tónica reinante, a los días de la masacre se hablaba de motín, de lucha entre presos y, a pesar del terrible dolor, muchos “ciudadanos bien” escupían frases como “7 menos”. Solo la lucha y la constante movilización permitió que no quede todo tapado, que se sepa de la masacre, que los policías sean retirados de sus cargos y que el, en ese entonces, comisario Alberto Donza deba huir de la ciudad, hoy “prófugo” de la justicia. Jus7icia se ha convertido en una respuesta de familiares, amigos y compañeros a la represión, el miedo y la estigmatización imperantes.

PALABRAS DE LUCHA: ¡LIBERTAD A FACUNDO JONES HUALA!

Estas palabras fueron publicadas en un boletín extra de La Oveja Negra, el día 5 de marzo, horas después de conocer la sentencia del Juez Villanueva y como parte de una jornada de apoyo al compañero Facundo y al pueblo mapuche en lucha. El Juez Villanueva ordenó su extradición a Chile. Leyeron la sentencia por videoconferencia, con Facundo preso en la Unidad 14 de Esquel. Luego de la sentencia en Bariloche se desató la cacería, Gendarmería y PSA tiraron balas de goma, gases y detuvieron a 18 personas. Al menos dos detenidos de menos de 18 años y una mujer embarazada. Fueron liberados días después, pero obligados a firmar en la comisaria periódicamente.

Facundo sigue preso esperando ahora una instancia de apelación en la corte suprema.

Palabras de Facundo a hermanos y hermanas que aguardaban en vigilia las noticias:

«No se arrastren porque ellos no quieren dialogar. Se viene la extradición y seguramente Parques Nacionales y el Estado van a intentar desalojar en Mascardi, van a seguir arremetiendo en Cushamen, van a absolver a los prefectos asesinos. Ese es Villanueva, un viejo racista, corrupto, que me ofreció negociar y como yo no acepté negociar porque no tengo plata, porque soy pobre y porque los derechos no se negocian me va a extraditar. Pero bueno, ustedes peñi y lamien hagan lo que tengan que hacer. El winka [invasor] capitalista opresor y su poder es nuestro enemigo. Al enemigo no se le discute, al enemigo se lo destruye. ¡Así que newen [fuerza] nomás!

Los jóvenes, los peñi [hermanos], las lamien [hermanas], con la dignidad de nuestros antepasados, hagan lo que ustedes consideren que haya que hacer. De mi parte, y le vuelvo a decir a mis peñi y mis lamien, a todos, no pienso dialogar más con estas basuras. Asesinos, racistas, opresores. Todos los que les andan chupando las medias a los gringos, a las multinacionales, a la Sociedad Rural, a esa manga de asesinos. ¡Newen! No tengan miedo pu peñi pu lamien [hermanos y hermanas]. No tengan miedo. ¡Viva la R.A.M! ¡Viva la C.A.M!

¡Viva la autodefensa y el sabotaje! Piedra y fuego a la opresión. Vamos a responder con el mismo nivel de violencia con el que ellos vienen.

Así que: ¡Newen pu weichafe! [Fuerza guerreros] ¡Newen pu peñi! ¡Newen pu lamien! ¡Marichi Weu! [diez veces venceremos]

¡Defiéndanse con lo que tengan a mano! ¡Hasta la victoria! ¡Hasta vencer o morir! ¡Marichi Weu!»

PALABRAS DE LUCHA: CARTA DE DIEGO PARODI

En el contexto represivo actual los testimonios de la policía bastan para que seas procesado luego de ser detenido en una protesta. El 1º de marzo, la Cámara Federal ratificó el procesamiento de la mayoría de los detenidos en diciembre en el marco de movilización y lucha contra la reforma previsional. Procesadas veintitrés personas, de las cuarenta y cuatro detenidas aquel día en la zona del Congreso. A once les dictaron falta de mérito. Quienes quedaron en prisión fueron Diego Parodi, Pablo Giusto y José María Carrizo. Pablo fue excarcelado el 28 de marzo.

Compartimos una carta de Diego Parodi desde la cárcel de Marcos Paz:

«Salud y libertad a todos, aunque acá adentro es lo menos que tenemos por la comida de mierda que nos dan y ¡ay! de vos si te enfermás; acá adentro no tengo celular, lo maneja un compañero a mi Facebook, yo escribo los comunicados. Hoy se repite el día como ayer, a las 3 am mira el carcelero por la mirilla de la celda para ver si estás vivo y te despierta con el ruido que hace, después vuelve a las 7 am y a las 8 abre la celda, hoy no me tocó la fajina [limpieza] me puse a escribir esto aunque hubiera estado bueno escribir lo que ocurre acá desde mi llegada, pero bueno, fue porque mi mente se sobrecalentaba como un motor que no para ni un momento entre muros y rejas. No soy de los que creen que las cosas pasan porque sí, porque «así tenía que pasar» dicen y así también justifican a los pobres y a los ricos y te dicen vos naciste pobre entre balas y drogas porque Dios te puso en esa posición para que te hagas más fuerte, sé honrado y no robes dice el Estado que roba; y yo creo que no es así, naciste pobre porque te robaron, te ocultaron con los cimientos para que tengas una vida más sana y libre posible y así se justifican muchas cosas con «le tenía que pasar así», si hablamos del mundo natural vemos que las cosas pasan así por algo; no porque sí. En esta sociedad impuesta, jerárquica y artificial las cosas pasan por algo, como las enfermedades, muchas inventadas en laboratorios como el sida que mata a muchos y otros muchos dirán se murieron porque les llegó la hora, ¡no!, alguien les adelantó el reloj de la muerte a beneficio propio, lo mismo ocurre con los llamados accidentes, que en realidad son asesinatos de tránsito, laborales, policiales, etc. En esta sociedad nada pasa porque sí, ni porque tenía que pasar, hay causas, hay culpables, hay intereses, yo no estoy preso porque sí, como el resto de los presos del 14 y 18. Santiago no murió de muerte natural, ni Rafael Nahuel, ni Diego Villarreal, ni el abuelo de Mar del Plata que se pegó un tiro en la cabeza por su jubilación de hambre, nosotros somos la consecuencia de una forma de vida insana, degradante, degenerada, depresiva, opresiva, depredadora de sí misma, una forma de vida impuesta por el Estado, y no solo el rebelde es humano no animal, también la misma naturaleza se subleva por todos los medios así como una flor nace entre los escombros, también se manifiesta agresivamente frente a los violentos que atentan contra ellos, la propiedad privada es la causante del robo. Libertad a todos los presos y presas, libertad a todos los animales no humanos, libertad a Jones Huala y a los mapuche. No van a quedar impunes. La rebeldía de los ingobernables va a ser la asesina de tus pesadillas.» (Cárcel de Marcos Paz, Bs.As., 2018)

PALABRAS DE LUCHA: CÁRCEL DE MUJERES DE EZEIZA

Hace años el penal de Ezeiza es tristemente célebre por su brutalidad y represión, que muchas veces culmina con “suicidadas”. El asesinato de nueve compañeras entre 2009 y 2012 fue una de sus demostraciones más aberrantes. Reproducimos extractos del comunicado del 9 de marzo por la colectiva Yo no fui, en la que detallan un proceso de lucha y también la violencia carcelaria que están viviendo:

Manifestamos nuestro repudio al accionar violento y represivo del Servicio Penitenciario Federal [SPF] en el Complejo IV de Mujeres de Ezeiza, durante las horas de la madrugada posterior al 8 de marzo.

El jueves 8 de marzo las mujeres privadas de libertad habían manifestado su adhesión al Paro Internacional de Mujeres a través de un ruidazo pacífico a las 11 de la mañana. Durante la tarde, el SPF seleccionó un grupo de mujeres para asistir a una “reunión de convivencia”, de la que participaron una representante por pabellón, la Jefa de Trabajo y la Jefa de Módulo 2. En esta reunión las autoridades informaron a las mujeres que no cobrarían el peculio [ingreso por horas trabajadas] del mes anterior y que no sabían cuándo se cobraría, por lo tanto, no contarían con el dinero para ser retirado por sus familias. Las mujeres que seleccionaron para la reunión no suelen participar de espacios de negociación con el SPF, muchas de ellas fueron recientemente ingresadas al penal y, por lo tanto, sin conocimiento de los procedimientos que suelen tener los procesos administrativos dentro de la cárcel, por lo tanto, con pocas herramientas para defender sus derechos laborales. Dicho esto, se las amenazó advirtiéndoles que en caso de realizar una medida de fuerza para manifestar su reclamo –aunque sea en forma pacífica– les serían descontadas aún más horas de trabajo.

El rumor puesto a correr por los pasillos de la cárcel por el mismo SPF, y que sustenta esta crueldad desplegada contra las mujeres, es que habrá un recorte de horas, equivalentes a la mitad de la remuneración recibida. El ajuste también tiene su expresión en la cárcel y se ejerce con violencia sobre las mujeres.

Pasada la medianoche del jueves y a pocas horas de que millones de mujeres tomáramos las calles en todo el mundo, un grupo de quince compañeras allí alojadas se encontraban reunidas pacíficamente conversando sobre esta situación. En ese momento, ingresaron las fuerzas de seguridad en forma intempestiva. Las mujeres buscaron refugio en la celda de una de ellas, de donde fueron sacadas mediante el uso de gas pimienta, golpes de puño y borcegos. De la represión participaron personal masculino y como resultado de la golpiza, nuestras compañeras sufrieron contusiones en diferentes partes del cuerpo y cortes en el rostro. Una de ellas fue llevada al pabellón psiquiátrico N°27 de la Unidad, un depósito del SPF en el que drogan y golpean a las mujeres como parte del procedimiento. Otras cuatro compañeras fueron llevadas a celdas de castigo.

Actualmente las mujeres del Complejo IV de Ezeiza, se encuentran en huelga pacífica en los pabellones. No reciben la comida del penal y realizarán batucadas de 6 a 8 horas de la mañana y de 22 a 24 horas todos los días hasta que los organismos de Derechos Humanos visiten las instalaciones del penal, pabellón por pabellón.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Folleto: 8 DE MARZO CONTRA EL CAPITAL Y OTROS TEXTOS


Compartimos un folleto que preparamos con artículos del boletín La Oveja Negra y panfletos repartidos en la ciudad de Rosario:

El primer acto del 1ro de mayo en Rosario y Virginia Bolten
Memoria: La voz de la mujer
Las hogueras aún no se apagaron
Des-memoria: Homenaje estatal a Virginia Bolten
Hablando con las paredes: «Mi cuerpo es mío»
Memoria: Pepita Gherra... La voz de la mujer
Cultura machista y victimización
8 de marzo contra el Capital
Hablando con las paredes: «Mujer bonita es la que lucha»
Palabras de lucha hacia la raíz
Nos están matando
Hablando con las paredes: «...»
¡Abajo el trabajo doméstico!
¡Higui a la calle!
Memoria: «вниз с войной!»
La cultura de la violación
8 de marzo: Paro Internacional de Mujeres
Algunas reflexiones en torno al 8m 2018

martes, 6 de marzo de 2018

Panfleto: ALGUNAS RELFLEXIONES EN TORNO AL 8M 2018

Este 8 de marzo parece ser distinto a los de algunos años atrás: se reivindican algunas recientes conquistas consideradas fundamentales y se prometen otras tantas, nuevas y briosas. Es cierto que hace menos de una década la sociedad se hallaba rememorando esta efeméride como una celebración de la femineidad tradicional, alentando al consumo y a la reafirmación del estereotipo de la mujer cosificada y sumisa mediante regalos frívolos y demás artilugios mercantilistas. En aquel entonces nos hallábamos muy lejos de un llamado al cese de actividades productivas, como impulsa la consigna de este año, pero ¿realmente queremos que este sistema siga, ya sea con o sin nosotras? Nos parece muy necesario, dada la importancia del movimiento social que se generó para cambiar las condiciones de vida de las mujeres, repensar y criticar el contenido de estas luchas. No por el gusto de la crítica en sí, sino para que el movimiento tome fuerza y se profundice, para no caer en las viejas canalizaciones de la ideología dominante, en las reformas que cambian algo para que todo siga igual. Nos queremos enfocar entonces en el contenido que está en el fondo de la movilización y el paro internacional de mujeres.

Cuando se llama a producir sin nosotras para visibilizar nuestro “valor”, se pasa por alto la obscena facticidad de las cosas: que se nos considera valiosas, básicamente, en términos productivos y reproductivos de este sistema de muerte. Esta consigna no solo deja de lado un cuestionamiento fundamental –¿por qué debiéramos siquiera tener asignado un valor? –, sino que alienta a la perpetuación de las actuales relaciones económicas y productivas de modo irreflexivo y conformista. La ausencia de una crítica al sistema que somete a la totalidad de la humanidad a sus perversas instituciones (en este caso, el trabajo asalariado) es alarmante, y debiera advertirnos sobre la peligrosa tibieza del contenido de consignas similares, tan fervorosamente enarboladas para esta fecha.

Era de esperar… “el feminismo” ha llegado a los medios: los programas con el más alto rating (y la mayor tradición misógina) invitan a sus paneles a las representantes del movimiento a debatir (y sobre todo a banalizar) la despenalización del aborto y otros temas que verdaderamente nos preocupan e importan. La democracia funciona. El enemigo quiere hacer las paces y, en señal condescendiente, nos abre la puerta al mundo del espectáculo.

Ante los continuos y crecientes daños a todos aquellos que se reconocen por fuera del género masculino heterosexual, se pide mayor intervención estatal: más legislaciones, más programas gubernamentales de contención, más seguridad, más trabajo, más punición, más control. Lo que no se ve es que donde «el Estado está ausente» es donde más está el Estado. ¿No es ya lo suficientemente clara la vinculación entre la violencia de género y el monstruoso aparato ideológico que la produce y reproduce cada día, bajo las más variadas formas? ¿Qué es lo que hace falta para hacer estallar finalmente estas insoportables tensiones que nos atraviesan?

Sabemos que las condiciones a las que nos enfrentamos no son nada sencillas y nos movilizan a preguntarnos muchas cosas. Que quede claro: queremos mejorar nuestras condiciones en lo inmediato. No queremos ser encarceladas por abortar, tratadas como cuerpos–objetos a los que violar y traficar, usadas para publicitar mercancías y otras tantas aberraciones. Pero, ¿para qué nos sirve pedirle al sistema que nos reduce a estos roles, nos encarcela y subyuga que cambie esta situación? ¿Por qué no pensar en la posibilidad de superar de raíz este estado de cosas? Esto también lo tenemos que pensar mientras nos encontramos en la calle, a esto nos referimos cuando proponemos profundizar la lucha. Fundamentalmente, para no desperdiciar tantos esfuerzos de compañeras del pasado que, como nosotras hoy, pararon y salieron a la calle masivamente, logrando parciales avances que por sus límites no cambiaron la situación de la mujer, porque es imposible que se transforme sin transformar todo, porque nuestra lucha se opone prácticamente a este sistema cosificador y valorizador de nuestras vidas.

Las diversas expresiones de bronca, el aliento a la venganza o al escrache público, en respuesta a hechos de violencia de género son necesarias, pero devienen en medidas ineficientes por ser aisladas. Debemos atacar las relaciones sociales de las que nace la violencia de género en primer lugar. Cuando una gran cantidad de energía se ve dedicada a resolver problemas de tipo legal o procedimental (qué hacer con el abusador, cómo castigar al violador, cómo deben redactarse protocolos institucionales contra la violencia machista) se está perdiendo de vista la causa fundamental de la problemática: la violencia general y sistemática en nuestra sociedad, por qué se genera y cómo destruirla. Identificarla es necesario para terminar de una vez por todas con las condiciones materiales que la posibilitan y que reducen nuestra vida a un producto aprovechable o prescindible según las circunstancias, que instrumentalizan nuestros cuerpos y los someten a las necesidades de este sistema que nos deshumaniza y atomiza hasta la muerte.

La lucha que ahonde en la raíz del problema no bregará por la igualdad de derechos en un sistema que nos oprime y aliena a todos los desposeídos por igual, sino por la verdadera emancipación de la mujer, entendida como parte fundamental de la lucha por la emancipación total de la especie humana. Para ello es necesario salir a la calle y formar lazos por fuera del Estado y la política, no permitiendo que estos intervengan y transformen el contenido de la lucha para su conveniencia y para la continuación de nuestra explotación. Pero también, dejando de externalizar los problemas, haciéndonos cargo de lo que nos toca: como parte de esta sociedad capitalista la reproducimos, aun sin querer. Hablando en los propios términos que el enemigo (los de la reforma), reduciendo nuestras perspectivas revolucionarias a una lucha por una ley o por un salario más justo, aferrándonos a lo inmediato y dejando para nunca lo que es urgente desde hace tanto tiempo: la destrucción de lo que nos destruye y la creación de un mundo nuevo.
Son estas condiciones de existencia siempre contradictorias las que nos impulsan a luchar y es en la lucha donde vamos encontrándonos e inventando algunas respuestas. Hoy nos movilizamos, no para exigir que se nos considere y se nos visibilice en tanto que víctimas, ciudadanas y productoras y reproductoras serviles de esta sociedad. Estamos en la calle porque creemos y luchamos por un cambio sin vuelta atrás.


Boletín La Oveja Negra - 8 de Marzo de 2018
www.boletinlaovejanegra.blogspot.com 

lunes, 5 de marzo de 2018

¡LIBERTAD A FACUNDO JONES HUALA! (nro.extra 05/03/2018)

El Juez Villanueva ordena la extradición a Chile de Facundo Jones Huala. Nuevamente está todo plagado de irregularidades, Facundo se entera desde la Unidad 14 de Esquel, no se puede reunir con su abogada, el juez maniobra para adelantar el horario, al final leen la sentencia por videoconferencia, al mediodía la noticia nos golpea de frente. 

En Bariloche hay enfrentamientos frente al juzgado. Empieza la cacería, Gendarmería y PSA tiran balas de goma, tiran gases. Al cerrar este texto hay 19 detenidos en la comisaría 2ª. Al menos dos detenidos de menos de 18 años y una mujer embarazada. Estos son sus nombres: Elías Troncoso, Luciana Mosca, Lorena Claro, Mario Fierro, Lucho Beveraggi, Eduardo Loque, Gustavo Peñaponce, Luciana Baso, Rocío Soya, Fernanda Nequi, Alejandro Gomez Peña, Luciana Beredayi, Silvia Narvaez, Florencia Fernández, Gaby Balmaceda, Martina Villavoz, Ezequiel Lira, A. T. (14 años), A. P. (14 años).

Facundo Jones Huala sigue preso esperando ahora una instancia de apelación en la Corte Suprema.
El 28 de Febrero el lonko Facundo Jones Huala utilizó sus últimas palabras antes de la resolución del juez Gustavo Villanueva, para realizar una declaración con importante contenido social, militante y revolucionario. Tras 11 horas de debate, el juez decidió postergar su decisión hasta hoy, lunes 05 de Marzo. (Desde nuestra pagina de facebook se puede acceder a la grabación completa)

Palabras de Facundo Jones Huala hoy 05/03 a su gente luego de conocer la sentencia de extradicion:
No se arrastren porque ellos no quieren dialogar. Se viene la extradicion y seguramente Parques Nacionales y el Estado van a intentar desalojar en Mascardi, van a seguir arremetiendo en Cushamen, van a absolver a los prefectos asesinos. Ese es Villanueva, un viejo racista, corrupto, que me ofreció negociar y como yo no acepte negociar porque no tengo plata porque soy pobre y porque los derechos no se negocian me va a extraditar. Pero bueno ustedes peñi y lamien hagan lo que tengan que hacer. El winka (invasor) capitalista opresor y su poder es nuestro enemigo. 

Al enemigo no se le discute, al enemigo se lo destruye. ¡Asi que newén (fuerza) nomás!
Los jóvenes, los peñi (hermanos), las lamien (hermanas), con la dignidad de nuestros antepasados, hagan lo que ustedes consideren que haya que hacer. De mi parte, y le vuelvo a decir a mis peñis y mis lamien, a todos, no pienso dialogar mas con estas basuras. Asesinos, racistas, opresores. Todos los que les andan chupando las medias a los gringos, a las multinacionales, a la Sociedad Rural, a esa manga de asesinos. ¡Newén! No tengan miedo pu peñi pu lamien (hermanos y hermanas). No tengan miedo. ¡Viva la R.A.M! ¡Viva la C.A.M! ¡Viva la autodefensa y el sabotaje! Piedra y fuego a la opresión. Vamos a responder con el mismo nivel de violencia con el que ellos vienen.
Asi que: ¡Newén pu weichafe! (Fuerza guerreros) ¡Newém pu peñi! ¡Newén pu lamien! ¡Marichi We! (10 veces venceremos)
¡Defiendanse con lo que tengan a mano! ¡Hasta la victoria! ¡Hasta vencer o morir! ¡Marichi We! 

Palabras de Matías Santana en la Conferencia de prensa 27/2
«Aquí no hay más que una persecución política a todos los luchadores sociales que levantaron la bandera por vivir en un mundo mejor, por construir ese poder que nos han sacado los terratenientes. Este sistema de persecución judicial y política. La conciencia del proletariado, de los explotados, es lo que va a dar mañana un triunfo político que tiene que ser de todos los compañeros que se encuentran resistiendo en los diferentes procesos de recuperación territorial, en las calles manifestando, pidiendo justicia por nuestros compañeros caídos en batalla defendiendo lo que estos terratenientes nos han quitado. Invito a todos los peñi y las lamien de los barrios a que se acerquen, nos unamos y sintamos el legado que dejaron nuestros abuelos: luchar por nuestro territorio. Tenemos que reconstruir nuestro mundo mapuche como era antes, pero eso tampoco quita que nosotros nos vayamos a despegar de las organizaciones sociales que están en lucha».

Refiriendose a la causa, Soraya Maicoño sostuvo
«En Chile es una causa donde todas las personas procesadas fueron absueltas, entonces es muy probable que de darle la extradición lo liberen inmediatamente porque en realidad la investigación ya cerró y no hay nada más que juzgar. Lo que aquí muestran los gobiernos nacional y provinciales tanto de Chubut, Río Negro y Neuquén es que aquellas personas mapuche y no mapuche que quieran reclamar por algo legítimo y digno como es la defensa del territorio tendrán como destino la cárcel e incluso la muerte como pasó con Santiago Maldonado y Rafael Nahuel».

Facundo Jones Huala sobre la causa en Chile:
«Yo no fui parte de esa acción de Piseu Pisue, pero sí reivindico acciones porque entiendo la línea política de los peñi y las lamgen que se animan a confrontar al sistema. Hemos visto cómo mi gente se defiende de la represión con balas de plomo, lo hace con lo que tiene a mano. Estamos reclamando al nivel de horror que se llega: pedimos que si se nos reprime, aunque sea nos repriman con balas de goma, ¿cómo van a usar balas de plomo?, ¿cómo van a llegar a ametrallar como llegan, como lo han hecho en Chile tantos años? El Estado ha matado jóvenes mapuche por defender la tierra. Yo no tuve nada que ver con el hecho de Pisue Pisue, pero conozco a las comunidades, conozco al lonko que estuvo pronunciándose contra las represas, fueron directamente a la casa de la machi. Los invito a leer y comprender el trasfondo del conflicto, para comprender que es un conflicto político. No se dejen engañar por el poder político y económico, no se dejen mentir. Sean conscientes de lo que está pasando. Es una medida de presión y hostigamiento para meter miedo: no se dejen amedrentar por el poderoso, por el winka, por el capitalista. Sigan adelante, tengan newén, confíen en la fuerza de nuestros ancestros, de la naturaleza. Estamos luchando por cosas nuestras, por nuestra tierra que dejaron nuestros abuelos y que va a quedar para nuestros nietos.

El gobierno jamás va a querer un diálogo, por eso esto se da así. Tiene que haber una solución de Estado, en un acuerdo que pueda perpetuarse y proyectarse en todos. Ellos nos oprimen y lo único que quieren es que seamos su mano de obra. Nos quieren para que le construyamos sus casas. Para que nuestras hermanas y madres les limpien sus casas y sus hoteles. Para que seamos sus siervos».


Difundido en la Jornada de apoyo el día que se dictó la extradición.
Descargar el boletín en pdf

domingo, 18 de febrero de 2018

CARA A CARA CON EL ENEMIGO

La escalada represiva continúa. No terminábamos de reponernos del golpe que fue la desaparición y muerte de Santiago en manos de Gendarmería cuando nos enteramos que otra fuerza del aparato de control del orden burgués asesinaba de un tiro por la espalda a Rafael Nahuel durante un intento de desalojo de la comunidad Lafken Winkul Mapu. «Un mapuche murió baleado tras un enfrentamiento con la Prefectura en Villa Mascardi» se apresuró a titular el diario Clarín.

El Estado no ahorra en su poder de fuego, apoyo logístico e institucional para atacar a quienes luchan contra la explotación y la opresión. El asedio a las comunidades mapuche en conflicto, así como a los solidarios con esta lucha, va en total sincronía con sus medios de comunicación. La burguesía unida festeja la represión sobre los hermanos mapuche, y algunos pobres infelices se embriagan escuchando el brindis desde fuera de la fiesta.

Hoy los únicos denunciados por la muerte de Santiago son los acusados por el gobierno: siete miembros de la Lof y un amigo de Santiago, denunciados por falso testimonio por el mismo Ministerio de Seguridad responsable de su muerte. Mientras que, por el asesinato de Rafita, siguen procesados quienes tuvieron la angustiante tarea de bajarlo muerto, a pesar de que hasta las pericias han dejado en claro la cacería realizada por el llamado Grupo Albatros de la Prefectura.

 

 Cuando actúa la Justicia


Debemos guardar en la memoria cómo los pedidos de justicia al Estado le abrieron las puertas a sus fuerzas para allanar las comunidades mapuche, la Biblioteca del Río en El Bolsón e intervenir comunicaciones y espiarnos. El mismo pedido que insistentemente no quería ser empañado por la lucha anticapitalista de Santiago ni con su participación en el movimiento anarquista. ¿De qué sirvió al esclarecimiento del hecho que el entorno familiar ocultara insistentemente quién era el brujo? Si, a fin de cuentas, la versión oficial es la de los asesinos. Ese absurdo mandato de hacer las cosas obedientemente ante el verdugo de poco sirvió. La Justicia de igual modo determinó que no se trató ni de asesinato ni que hubo desaparición forzada. La autopsia confirmó que nuestro compañero falleció por "asfixia por inmersión" e "hipotermia". Y fin de la historia, según ellos, claro…

Ese es el escenario sobre el que el poder ha montado la persecución a Facundo Jones Huala. Detenido en la Unidad 14 de Esquel, espera desde hace siete meses un juicio ilegal con respecto al pedido de extradición a Chile, que finalmente, después de muchos amagues, va a tener lugar el 28 de febrero en la represiva ciudad de Bariloche. A principios de febrero, encima, se le hizo una denuncia por instigación a la violencia en declaraciones durante una entrevista radial, amenazándolo con veinte años de prisión.

A inicios de febrero también allanaron la comunidad de Cushamen y se llevaron entre 14 y 16 animales, según declaraciones policiales. Fueron citados distintos miembros de la comunidad a brindar testimonio por distintas ocurrencias del poder judicial, nada más que ante el juez y verdugo Guido Otranto, otra clara evidencia de la persecución y la criminalización brutal que se está llevando adelante contra los miembros del Pueblo Mapuche.

Al día de hoy distintas comunidades mapuche son hostigadas permanentemente por fuerzas policiales y parapoliciales en ambos lados de la cordillera, como una respuesta de muerte a quienes han asumido una lucha que por su integralidad y profundidad se contrapone con los intereses del Estado y el Capital. Y los garantes de este orden lo saben.

 

 La doctrina Chocobar


La frontalidad con que actúan es asombrosa. Emmanuel Echazú, el gendarme que declaró haber recibido un piedrazo durante el operativo en Cushamen e imputado por la muerte de Santiago, fue galardonado con un ascenso. La resolución fue firmada por la ministra Patricia Bullrich. Y a comienzos de este año el presidente Mauricio Macri recibió al agente de la policía bonaerense Luis Chocobar, quien asesinó de dos disparos por la espalda a quien escapaba luego de robar a un turista. «Estoy orgulloso de que haya un policía como vos al servicio de los ciudadanos. Hiciste lo que hay que hacer, que es defendernos de un delincuente» lo felicitó el presidente, antes de brindarle su apoyo para zafar de ser encausado por el crimen. La sentencia de Bullrich es aún más clara y explica el proyecto del actual gobierno: «Lo importante es que acá damos vuelta la realidad como Gobierno: los victimarios parecían las víctimas y las víctimas parecían los victimarios. En nuestro Gobierno hemos revertido esto, tanto hacia el interior de las fuerzas como con la sociedad. Por eso entendemos el accionar policial de Chocobar».

Bajo el gobierno de Cambiemos hubo un alza de las muertes por gatillo fácil, torturas en lugares de detención y demás modalidades de la represión estatal. El mensaje está clarísimo por parte del Estado. Días después, la ministra de seguridad acusó a Correpi, la única organización que publica anualmente informes de víctimas de las fuerzas de seguridad, de mentir, y desafió: «si quieren les mando el análisis uno por uno de los casos falsos de Correpi».

Las declaraciones desde el gobierno son la expresión verbal de un proyecto económico y político ya en marcha. A principios de año, encargó a la planta de Fabricaciones Militares ubicada en Fray Luis Beltrán (Santa Fe) 15 millones de bastones de balas de goma (cada bastón carga 24 balines) y 7.500 unidades de gases lacrimógenos.

 

Calles, movilización y más cana


El 18 de diciembre brotó el rechazo y la movilización frente a la Cámara de Diputados cuando ésta convirtió en ley la propuesta de modificación del sistema de actualización de los haberes jubilatorios. Ese día los detenidos fueron más de setenta, y los heridos muchos más. La semana anterior Gendarmería ya había practicado una verdadera cacería hacia quienes combatían en las calles aledañas al Congreso, además de levantar gente que solo pasaba por ahí, plantándole “pruebas”, como piedras y panfletos, y deteniendo a más de cuarenta personas.

En enero procesaron a treinta y tres de los detenidos y cinco siguen encarcelados. El procesamiento se basa únicamente en las declaraciones de los policías que los detuvieron. Como admitió el juez federal Claudio Bonadio, no hay en los videos y fotos ninguna imagen que pruebe los hechos que se les imputan.

Tras años de desmovilización pactada que acallaba la represión existente, el retorno de la movilización callejera y el desorden masivo nos alegra. Y muestra también lo efectivos que son los montajes mediáticos a nivel social y la superioridad de medios con los que cuenta la burguesía.

Sabemos que la izquierda y el kirchnerismo apuestan este año a la movilización callejera para presionar al gobierno de Cambiemos, pero no para presionar y hacer estallar las condiciones profundas de esta sociedad que nos explota y nos oprime.

Este año que el G 20 se realizará en distintos puntos de Argentina, va a ser patente el mensaje, del oficialismo y de la oposición: este es el mejor de los mundos posibles y solo pueden hacerse pequeños retoques. La miseria y el control social crecen a lo largo y ancho del territorio, pero también ciertas reacciones y movilizaciones.

Bajo la perspectiva de la continuidad represiva y por tanto de lucha, debemos intentar aprender a cuidarnos para no regalarnos, ni regalar a nadie, en pequeñas batallas contra la policía, pues nuestra batalla es de largo aliento. Las fuerzas del orden son solo una parte del Estado. Necesitamos encontrarnos para dotarnos de una claridad en torno a los objetivos y a la organización de las tareas necesarias para realizarlos. Si queremos luchar por la emancipación humana, se trata de algo más que escaramuzas grandes o pequeñas en las ciudades grises que habitamos.

Cuando se ataca no solo se hace daño, también se toma conciencia de la propia fuerza. Pero el ataque al Capital no se dota únicamente de enfrentamientos callejeros. Mucho menos en los días y en los lugares pactados por los poderosos. Hoy nuestra fuerza debe ser también capaz de solventar a nuestros compañeros presos, solidarizarnos con las comunidades en lucha y ser capaces de incentivar la lucha en nuestros propios contextos. Jamás abandonar la perspectiva que nos mantiene en lucha contra el orden del Estado y el Capital, pues la mejor forma de solidaridad, como ya dijimos, es la extensión de esa lucha.

-----------------------------------------------

¡QUÉ SE VAYAN TODOS!

* Extractos de un panfleto repartido el lunes 18 de diciembre de 2017 en Rosario y Buenos Aires.
… tenemos que ser sinceros, y es por eso que afirmamos que estamos movilizados en solidaridad con nuestros viejos, ya que para los y las trabajadoras jóvenes las jubilaciones parecen un cuento de otra época.

Fue la CGT —que hoy nos invita a salir la calle— la que hace solo unos días puso su firma para una reforma que hace de esa precarización ley. Y son ahora ellos, junto a otros reformistas varios, los que no cuestionan ni por un momento el corazón de la actual reforma: el aumento de la edad jubilatoria. Esto, que para empresarios y administradores del Estado se define como un problema demográfico y de recaudación, lo debemos traducir en la realidad de que la cantidad de dinero que debe recibir la población jubilada excede al dinero que aporta la población laburante.

Para la burguesía el problema es que la gente está viviendo más y no quiere seguir trabajando. Para nosotros es que cada vez pauperizan más nuestras condiciones de vida...

Por eso, si hoy, mañana y cada vez que sea necesario nos convocamos a tomar el terreno para enfrentarnos a la imposición del Estado y el Capital, lo haremos bajo nuestras propias condiciones, organizándonos, cuidándonos y no permitiendo que nuestra vida sea la justificación para pequeños juegos estratégicos de los políticos de mierda. Porque para nosotros lo que está en juego es la vida misma, en confrontación con lo que nos destruye. Porque hoy somos nosotros, nuestros compañeros y compañeras los que han sido sometidos al rigor de la violencia de la represión.

¡¡¡LA LUCHA CONTINÚA!!! (CARTA DE DIEGO PARODI)

Carta del compañero Diego Parodi desde la penitenciaría de Marcos Paz (Buenos Aires). Secuestrado por el Estado argentino el 14 de diciembre del año pasado en las calles de Capital Federal.

La opresión del estado genera violencia que el estado intenta reprimir con más violencia.

Manteniendo el orden a los palazos hasta pacificar a lxs que se rebelan, justificando y defendiendo su violencia con sus leyes, que te meten presx si no estás de acuerdo. ¿Para qué sirve defender sus intereses empresariales, no los del pueblo? ¿A esto le llaman democracia? Lxs verdugos nos acusan de intimidación pública. Ellxs tienen que ser acusadxs de intimidación pública –lxs policías, lxs fiscales, lxs jueces–, ellxs disparan con plomo y leyes, defendiendo esta dictadura, esta masacre económica y social, el beneficio de los empresarixs, condenándonos como ejemplo de castigo, de lo que te puede pasar si te defendés, si hacés valer los derechos constitucionales que el estado te impone pero no cumple. Me refiero a los derechos morales, de intereses de todo el pueblo, para una vida de valores como el respeto, la dignidad y la libertad para todxs por igual, que ellxs nos niegan.

Están lxs trabajadorxs que transpiran para vivir y lxs “trabajadorxs” que oprimen para vivir. Nos hablan de diálogo apuntándonos con un arma, su idioma es la represión. El asesinato de Santiago Maldonado por gendarmería; el asesinato de Rafael Nahuel, abatido por prefectura por la espalda; el asesinato de Diego Villareal por la policía de la ciudad en el barrio de Constitución; la federal motorizada disparando sin asco durante los incidentes en Congreso por la ley previsional; lxs abuelxs indefensxs, hombres y mujeres con sus hijxs en brazos. Vi mucha gente corriendo asustada y, atrás de ellxs, lxs perseguían las balas y gases lacrimógenos (ARMAS QUÍMICAS). Esa gente con miedo es llamada revoltosa, problemática, por los políticos con la ayuda de los medios de desinformación. ¿Cómo, viviendo tanta injusticia, la gente no va a levantar la cabeza y tratar de frenar el atropello legal? Si el pueblo se defiende, lo llaman indisciplinado, subversivo, revoltoso, y si la policía dispara se llama justicia, el orden y la ley.

Mi causa es defender, ellxs le llaman intimidación pública, a gente tirada en el piso mientras antidisturbios la patea, gasea, tortura psíquica y físicamente. Tienen filmaciones de gente defendiéndose por todos los medios del terrorismo del estado, con instrumentos de autodefensa que no se comparan con las armas y el entrenamiento de las fuerzas sicarias del estado, que tanto daño causan a cuerpos desprotegidos, como armamento antimotín, escudos, camiones hidrantes. La misma estrategia usan en contra de los mapuches; que dicen que están armados y son peligrosos. ¿No los avergüenza? ¿Le disparan por la espalda a Rafa Nahuel y dicen que lxs mapuches son peligrosxs? Les disparan por la espalda, corriéndolxs con gases,camiones, y dicen que son revoltosxs. ¿Puede tanta violencia por parte de las fuerzas armadas del estado, fiscales y jueces con sus leyes, juzgarme con conciencia? ¡No lo creo!

¿¿¿Vas a dejar que impongan el terror del estado???

¿¿¿Cuántxs muertxs más necesitás??? ¿Cuántxs presxs más? ¿Cuánta humillación más? Ley previsional, reforma laboral.

Saludos a todxs desde la penitenciaría de Marcos Paz.

¡¡¡LIBERTAD A LXS PRESXS DEL 14/12!!!

¡¡¡POR LA ABOLICIÓN DE LA SOCIEDAD CARCELARIA!!!

8 DE MARZO: PARO INTERNACIONAL DE MUJERES

Las mujeres revolucionarias paran – paramos – en tanto que mujeres oprimidas y explotadas a lo largo de la historia, del desarrollo del intercambio, de la propiedad privada, de la familia, del Estado, desde su más vastos inicios junto a toda la humanidad despojada. Las mujeres revolucionarias luchamos en tanto que mujeres y seres humanos, porque la verdadera y única emancipación de la mujer es la emancipación humana, y no la lucha por reformas que tarde o temprano se volverán contra nosotras. A las mujeres nos matan, nos violan y nos oprimen en tanto que mujeres, porque históricamente nos han aislado y silenciado, atribuido falsas cualidades y relegado a la esfera privada dentro del hogar y a la reproducción de la fuerza de trabajo. La opresión femenina es parte fundamental de una relación social que nos reduce a objetos y que históricamente se ha desarrollado invisibilizando y naturalizando el trabajo doméstico, pretendiéndonos encerradas en nuestros hogares. Por eso resulta fundamental salir a la calle, así como luchar puertas adentro, encontrarnos y formar lazos solidarios por fuera del Estado y la política. Por eso este 8 de marzo salimos y nos movilizamos no para exigir que se nos considere y se nos visibilice en tanto que víctimas, ciudadanas productoras y reproductoras serviles de esta sociedad. Porque queremos dejar de pedirle al Estado lo mismo que este genera, lo que nunca va a cambiar porque es su propia esencia. Si reflexionamos y luchamos es para comprender y poner en actos que si no hay un cambio de raíz la opresión y la explotación va a seguir recayendo sobre nosotras.

RAÍCES DEL DESASTRE

El desastre ecológico que se manifiesta tanto en la provincia de Salta con el desborde del río Pilcomayo como en la zona de Villa Victoria, afectando a casi ocho mil personas, es la consecuencia directa de la deforestación.

La lógica expansiva del modelo extractivista avanza de manera devastadora.

Por otra parte, la aparición de peces muertos como efecto directo de sustancias contaminantes de cursos de agua en las provincias de Corrientes, Chaco y Santa Fe es otra evidencia de la complicidad estatal con capitalistas a los que solo les importan sus dividendos.

Los testimonios orales son elocuentes. Las imágenes confirman estos llamados de alerta. Aguas envenenadas y especies ictícolas tales como patíes, rayas, morenas, pejerreyes y otras, diezmadas por los agrotóxicos. La inundación producida por las intensas lluvias de las recientes jornadas trasladó los fluidos letales a ríos y arroyos. Un verdadero desastre ecológico.

Una catástrofe ambiental de clara raíz socioeconómica y sociopolítica.

La indiferencia ante estos hechos es una actitud suicida. La necesaria toma de conciencia acerca del ecocidio en ciernes nos orienta indiscutiblemente hacia la lucha contra el sistema predador de la vida en sus diversas manifestaciones: el capitalismo.

Video: Always with the rebels! (¡Con los rebeldes siempre! - subs eng/esp) (sept.2017)


This video was made one month after the disappearance of Santiago Maldonado in the hands of Gendarmería Argentina.
The lifeless body of Santiago was "found" on October 17 -78 days after his disappearance-in the Chubut River 300 meters upstream from the place where he was seen captured by Gendarmería, and in an area that had been raked in different occasions by those who carried out their search.
Facundo Jones Huala is still detained awaiting trial for extradition to Chile.
The persecution and repression of Mapuche communities in resistance continue to grow, while in the region dominated by the Chilean state the political prisoners reach thirty.
On November 25, 2017, in the territorial recovery of the Lafken Winkul Mapu community, in the vicinity of Villa Mascardi, Río Negro, Rafael Nahuel was shot dead in the back in an attempted eviction by the Argentine Naval Prefecture.

Boletín La Oveja Negra (Rosario, Argentina)
www.boletinlaovejanegra.blogspot.com
Translations:www.boletinlaovejanegra.blogspot.com.ar/search/label/traducciones

jueves, 4 de enero de 2018

PANFLETO: ¿QUIENES SON LOS INFILTRADOS?

* Difundido el 19 de diciembre de 2017

Infiltrado es el Estado, que nos reprime con todo el peso de su ley y su fuerza, matando y encarcelando a los insurrectos que en estos días han dado el ejemplo combatiendo en las calles.
Infiltrados son lo que nos cagan todos los días en el trabajo asalariado.
Infiltrados son los que se meten en las luchas del pueblo para hacer campaña electoral.
Infiltrados son los que nos fumigan, son los que nos envenenan con cianuro, son los que destruyen los montes y el río, son lo que privatizan la tierra.
Infiltrados son lo que asesinan a nuestros hermanos de los pueblos ancestrales, y también son infiltrados los que los victimizan, los que quieren apagar su lucha por medio de plata y asistencialismo.
Infiltrados son los que ahora se rasgan las vestiduras por la represión pero cuando ellos estuvieron en el poder también balearon y encarcelaron a luchadores y luchadoras.
Infiltrados son los que promulgaron la Ley Antiterrorista.
Infiltrados son los medios de comunicación de la burguesía.
Infiltrados son los que mintieron sobre el compañero Santiago Maldonado y los que señalaban de violentos a los que salimos a las calles a luchar por su memoria militante.
Infiltrados son los que nos separan con discursos patriotas de los explotados de otras latitudes del Planeta.
Son aquellos a los que les aterra la revuelta, porque sus discursos quedan vacíos y sin sentido.

Infiltrados son los que inventaron la teoría de los infiltrados.
¿Por qué son infiltrados? Porque son los que se escurren en nuestras luchas para diluir cualquier iniciativa de Acción Directa fuera y contra el Estado y el Capital. 
La calle es nuestra, lo hemos demostrado en estos días de lucha.
No caigamos en su juego. Que en estos momentos de lucha tan grande no nos dividan.
Salir a la calle, aunque no se tiren piedras, aunque no se confronte de manera directa con las fueras del Estado, ya es violento, porque estamos cortando de forma abrupta la rutina del Capital. Cuidémosnos entre todas y todos.

¡Mantengamos vivo el fuego de la revuelta!